Si bien no existe una fórmula mágica para conseguir llegar a los 90 años o más libre de problemas de salud, sí existen algunos consejos que son avalados por la ciencia que nos pueden ayudar a vivir más y, lo más importante, mejor. La hipertensión, el tabaquismo y una dieta pobre en vitaminas son los principales factores de riesgo que amenazan nuestra salud. T

  • CONTROLAR LA TENSIÓN ARTERIAL

No se trata solo de renunciar a la sal, también hay muchos alimentos que consumimos a diario contienen grandes cantidades de la misma. Antes de comprar, leer las etiquetas y, si tiene menos de 140 mg de sodio por porción se considera que su contenido es bajo, si tiene entre 140 y 400 mg es moderado y si tiene más de 400 mg es alto.

  • REGULAR LA INGESTA DE AZÚCAR

No hace falta ponerse radical, pero no debemos abusar del azúcar, ya que su consumo está estrechamente relacionado con la diabetes, enfermedades cardiovasculares y la obesidad. El problema es que muchos alimentos conllevan azúcar de forma oculat, por lo que puoemos estar tomando demasiado sin dartnos realmente cuenta. Leer bien las etiquetas y detectar todos los ingredientes acabados en “osa”: maltosa, dextrosa, sacarosa, fructosa, glucosa… Aunque no ponga azúcar, estas sustancias sí lo aportan.

  • INGERIR 4  RACIONES DE FRUTA

Si a las 2  porciones de fruta que debés comer obligatoriamente al día le sumás una tercera, reducís un 15% el riesgo de sufrir un infarto. Agregando una cuarta pieza, lo disminuímos un 20%. La fruta es cardioprotector por su riqueza en potasio, fibra, ácido fólico, antioxidantes y fitoquímicos. ¿Las mejores? Las naranjas, que ayudan a reducir la presión sanguínea, y las frutas del bosque, que reducen el colesterol y aumentan los niveles de óxido nítrico, una molécula que hace que los vasos sanguíneos se relajen.

  • CAMINAR 30 MINUTOS POR DÍA

Pasar más de 4 horas al día sentados aumenta el riesgo de cáncer y se incrementa todavía más a partir de 8 horas. No hace falta “internarse” en el gimnasio, sino simplemente usar zapatillas, ponerse ropa cómoda (jogging o calzas) y salir a caminar. Si lo hacemos 30 minutos al día reduciremos los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentaremos los de colesterol bueno (HDL). Además, caminar a paso rápido ayuda a prevenir y controlar la presión arterial alta, reduciendo el riesgo de accidentes cardiovasculares hasta en un 30%.

  • MENOS ESTRÉS Y MÁS SEXO

El estrés, la tristeza o los enojos pueden pasar factura al corazón más sano. Por eso, evitar en la medida de lo posible situaciones que nos alteren y buscra la manera de relajarse y desconectarse cuando estemos nerviosos. Una buena forma es practicar sexo, ya que está demostrado que mantener relaciones sexuales al menos dos veces por semana reduce a la mitad las posibilidades de sufrir enfermedades del corazón. Esto se debe a que no solo aumenta nuestro ritmo cardíaco, sino que se mantienen en equilibrio los niveles de estrógenos y testosterona, algo muy importante, ya que el desequilibrio de estas hormonas provoca, por ejemplo, osteoporosis.

  • LIMITAR EL CONSUMO DE ALCOHOL

El alcohol es una sustancia tóxica para nuestro cuerpo y puede acarrear muchos problemas de salud. Es un error creer que la señal de alarma es que se nos suba a la cabeza. Podemos no notar ningún efecto cerebral y que el hígado, el páncreas o el corazón estén padeciendo agresiones sin quejas aparentes. Además, el cerebro tiene tendencia a habituarse y con los años cada vez acepta mejor dosis más altas de alcohol. Por eso, lo mejor es limitar su consumo y, reservarlo solo para los fines de semana u ocasiones especiales. ¿La cantidad recomendada? En los hombres no se debe superar los 25 gramos al día, lo que equivale a dos latas de cerveza o dos copas de vino tinto. En el caso de las mujeres se recomienda la mitad, unos 12 gramos al día: una lata de cerveza o una copa de vino.

  • VENTILAR NUESTRA CASA TODOS LOS DÍAS

Las calderas, estufas y chimeneas emiten gases contaminantes. En concreto, el monóxido de carbono es un gas inodoro y muy tóxico que causa la muerte de miles de personas en todo el mundo. Para evitarlo, es fundamental que ventilemos nuestro hogar por completo todos los días, durante mínimo 10 o 15 minutos.

  • EXAMINAR NUESTRO CUERPO FRENTE AL ESPEJO

Varios estudios han comprobado que el cáncer de mama se ha reducido notablemente desde que las mujeres se han acostumbrado a auto examinar sus pechos cada mes. Muchas personas tienen un bulto, que puede indicar la presencia de un tumor y no lo tratan a tiempo porque, sencillamente, no lo han visto. El simple hecho de observarse detenidamente a una misma para comprobar si algo ha cambiado puede ser la mejor manera de prevenir una enfermedad.Es importante al menos una vez al mes, explorar nuestro cabello, las uñas, la boca, los lunares…

  • AUTOMEDICARSE

El 72% de la población reconoce que frente a un dolor de cabeza o un poco de fiebre recurre al botiquín antes que a su médico. Esta conducta no suele ser perjudicial si es ocasional, pero convertirlo en un hábito puede acarrear un problema serio para tu salud. No es ninguna tontería, incluso si se trata de un simple paracetamol. Si se abusa de él, también tiene riesgos. De hecho, su consumo repetido y excesivo puede provocar, con el tiempo, una sobredosis muy peligrosa y difícil de detectar que puede llegar a causar la muerte. No se deben superar los 4 gramos diarios y evitar su consumo prolongado sin prescripción médica, ya que puede dañar el hígado.

  • TENER UN PERRITO O UN GATO

Siempre se ha dicho que los animales hacen compañía y aportan protección, pero tener un perro también exige llevar un horario relativamente constante y seguir una rutina diaria, algo fundamental para cuidar la salud. Y no solo eso, acariciar y ver contento a tu perro o gato libera endorfinas en el organismo, las hormonas encargadas de la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *