Los sentimientos encontrados tienen que ver con la ambivalencia emocional y afectiva que sentimos hacia determinadas situaciones o personas. ¿Realmente podemos sentir amor y odio a la vez? ¿Cómo salir de esta situación? ¿Qué dice la ciencia?

La ambivalencia y la contradicción están dentro del abanico emocional de la normalidad. ¿A quién no le ha ocurrido? ¿Sentir emociones opuestas hacia alguien o estar inmerso en la duda entre lo que se quiere y lo que no se quiere? No hace falta estar en una época especialmente convulsa para sentir amor y odio o atracción y rechazo hacia alguien… Este tipo de situaciones se producen en la vida de muchas personas y forman parte de la naturaleza de nuestra psique. La mente no es un “artilugio” perfecto, pero no por ello debemos conformarnos con sentir esa contradicción.

Los sentimientos encontrados, también denominados sentimientos contrapuestos, son aquellos que aparecen en cada uno de nosotros en diferentes momentos de la vida y que son, aparentemente, contradictorios. Es decir, son sentimientos opuestos que están dirigidos hacia el mismo objeto o situación. Un ejemplo sencillo: sentir amor y odio hacia alguien, al mismo tiempo.

Se trata de una paradoja de coexistencia emocional que puede ocasionar un fuerte malestar, así como sentimientos conflictivos dentro de uno mismo. Sin embargo, los sentimientos encontrados no solo incluyen el amor y el odio (aunque generalmente sea así), sino que también abarcan sentimientos de atracción, repulsión, cariño, respeto, asco, rabia, indiferencia, etc. Como sabemos, el abanico emocional es amplísimo y las propias emociones, individualmente, están repletas de matices.

La ambivalencia de las emociones

El término de la ambivalencia en el espectro emocional fue utilizado por primera vez por el psiquiatra Eugen Bleuler (1910) para referirse a “aquellas situaciones de la vida psíquica en las que los sentimientos opuestos y de igual fuerza conviven sin que se pueda hacer una elección entre unos y otros”. Así, la ambivalencia se utiliza para designar no solo las situaciones patológicas, sino también los diferentes aspectos de la vida psicológica no patológica (es decir, “normal”).

¿Cómo hacer frente a los sentimientos encontrados?

Aceptar y gestionar una situación en la que existen sentimientos encontrados dentro de uno mismo no resulta sencillo, especialmente si alguno de ellos es de una deseabilidad baja -como la sensación de liberación que podemos sentir cuando muere una persona a la que llevamos cuidando mucho tiempo-.

Así, el propio enfrentamiento entre sentimientos simultáneos puede generarnos frustración, rabia, tristeza, incertidumbre, indecisión… y puede hacer que sintamos que no avanzamos (y que no tenemos ni la remota idea de cómo hacerlo). ¿Qué podemos hacer?

  • Aceptar que estamos sintiendo estas dudas, y que precisamente esto nos hace humanos. No juzgarse, no está mal sentirse así; todos dudamos, tenemos miedo y nos equivocamos.
  • Detenerse y a analizar qué es lo que sentimos por dentro. Date tiempo para pensar, para fluir, y no te presiones a la hora de decidir nada. Intentáa recuperar la serenidad.
  • Para gestionar la ambivalencia, resulta clave observarla desde fuera, conocerla desde dentro y finalmente comprenderla. Intenta mirarte desde el exterior: ¿Qué le dirías a esa persona si no fueras tú?
  • Si de todas formas, te seguís sintiendo abrumado por esta duda constante entre lo que hacer y lo que no (y lo que sientes y lo que no), quizás deberías plantearte pedir ayuda: la psicoterapia es una buena opción para alumbrar este camino.

¿Qué dice la ciencia?

Diversos estudios revelan que los sentimientos encontrados y contradictorios no son, necesariamente, sinónimo de indecisión, sino más bien tienen que ver con la complejidad emocional de las personas. Así, las personas tenemos un mundo emocional tan rico que hace que podamos experimentar este tipo de emociones aparentemente contradictorias.

En la cultura occidental, tendemos a pensar que los sentimientos encontrados son negativos o indeseables y los relacionamos directamente con la indecisión. Sin embargo, según un estudio, las personas con este tipo de sentimientos contradictorios son mejores diferenciando sus estados emocionales, y además consiguen encontrar un mayor equilibrio en sus vidas. Curioso, ¿no?

Sin embargo, nos puede ayudar tomar consciencia de que somos seres complejos, que todos y cada uno de nosotros duda, en ocasiones, y que muchas veces deberemos convivir con esta ambivalencia emocional que nos hace, a la vez, seres únicos. Eso sí, si sentís que la situación te satura o te supera, hay que pedir ayuda profesional. Se puede salir de ese círculo que nos atormenta y todas las emociones tienen su razón de ser: aprendamos de ellas, permitámonos sentir; no vayamos en su contra.