Para empezar, hay que dejar en claro que una persona que padece de ansiedad y/o depresión no es tóxica.

Mucha gente se aleja de quienes la están pasando mal sólo porque no quieren descuidar su salud mental o porque esa persona no les aporta nada positivo a sus vidas. Pero si quienes pueden ser de ayuda se alejan, entonces es muy difícil que quien padezca de ansiedad o posea un cuadro depresivo pueda recuperarse.

La ayuda puede ser brindada sin que esto afecte la salud del otro, y en el momento en que sientas que te está afectando, buscar ayuda profesional. Lo que no que no hay que hacer, es quedarse sin hacer nada.

Probablemente,no se necesario que estés 24/7 con esa persona, pero una llamada, un “estoy acá para vos”, un lamento por lo que el otro está pasando pero “sé que vas a salir adelante”, realmente no cuesta nada, y para quien está ladeciendo ansiedad o depresion, sí puede significar mucho.

No son pocas las personas que suelen alejarse emitiendo comentarios del tipo:

  • “Ya no la/lo llamo porque se vive QUEJANDO”.
  • ” No busco a “X” porque siempre tiene algo NEGATIVOpara decir”.
  • “X” nunca está bien, nunca está estable…parece que está muerta en vida”

Y, es así como duramente se juzga a muchas personas que tienen un trastorno de ansiedad o un cuadro depresivo. Y, no sólo se AISLA a la persona, sino que a veces tristemente, ésta NO tiene quien la rescate. La pregunta a realizarnos es…. “Es tóxica la persona que siempre se queja de una situacion que NO puede controlar? la respuesta es “no”.

Vivimos en una sociedad donde entendemos las enfermedades que puedan aquejarnos físicamente, pero negamos o nos cuesta comprender las enfermedades mentales. Un hueso roto no se precibe a simple vista, tampoco un corazón roto ni aunque se realice una prueba de imágenes. Y, AMBOS duelen, y con ellos podemos EMPATIZAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.