“Herida de padre” es otro término utilizado para el ausentismo del padre.

Cuando una persona está físicamente ausente, emocionalmente distante o tiene un carácter abusivo, negativo o demasiado crítico, puede tener consecuencias y daños a largo plazo para esa persona, afectando directamente a las relaciones interpersonales.

Estas pueden ser:

MIEDO AL ABANDONO

Un padre ausente tanto física como emocionalmente, puede ocasionar en la persona un temor a que los dejen y terminen abandonándole. Ese miedo general que la persona haga todo lo que esté dentro de su alcance para que, en el futuro, su pareja no se vaya, poniendo al otro por encima del bienestar propio. De igual manera puede detonar en ansiedad, que se sale fuera de control.

BAJA AUTOESTIMA

La herida de padre puede generar sentimientos de no cumplir con las expectativas, no ser lo suficientemente bueno y no merecer amor. Va de la miedo con el miedo al abandono, ya que ambas ocasionan que te aferres a tus parejas para que no se alejen y se vayan, incluso si en el fondo sabés que NO querés estar más en esa relación.

LIMITES SUELTOS o RIGIDOS

Si tu padre a menudo llegaba tarde o se perdía de eventos importantes en tu vida, podés llegar a compensarlo estableciendo límites extremadamente rígidos en la edad adulta. Podés sentir la necesidad de que todo debe programarse y planificarse y no podés perdonar fácilmente a las personas por llegar tarde, cancelar o querer reprogramar algún evento o cita. Este es un sentimiento de recuperar una sensación de control que no tuviste al crecer con un padre ausente.

Otra posibilidad es el otro extremo, tener límites sueltos. Si tu padre era demasiado crítico y nunca parecía feliz con lo que hacías, es posible que desarrolles la necesidad de complacer a la gente, buscar de manera desesperada aceptación y aprobación y , por ende, no podés decir que NO.

MALAS ELECCIONES DE PAREJAS

Nuestros padres son el primer ejemplo de cómo es una relación. La mayoría de las personas inconscientemente buscan replicar la dinámica de la relación con sus padres en sus propias relaciones en la edad adulta.

Sin que te des cuenta, una herida de padre puede hacer que busques pareja que repitan las conductas negativas de ti padre. Esto puede significar una pareja ausente, autoritaria o demasiado crítica. Buscamos esto porque trae familiaridad y comodidad. Sin embargo, elegir una pareja similar a su padre, sólo repite el trauma de la infancia.

¿Como empezar a sanar?

A través de preguntas, como:

  1. ¿Qué fue lo que experimentaste en la infancia que puede estar afectando tu presente?
  2. ¿Que comentarios hirientes recordás de tu padre?
  3. ¿Cómo te cambió el tener un padre ausente?
  4. ¿Cómo han sido tus relaciones interpersonales? ¿Estás repitiendo algún patrón?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.