Aquella persona catalogada como pensadora en “exceso” de  conocer seis cuestiones:

El problema, rara vez es el problema

  1. 99% del sufrimiento es causado en nuestra cabeza, por nosotros mismos y por nuestros pensamientos.
  2. 1% del sufrimiento es causado por la realidad, por lo que sucede y su resultado.
  3. La mayoría de las veces, lo que percibimos como un problema en realidad, no lo es. La forma en que lo interpretamos ES el problema.

Evitá el Autorrechazo

  1. ¿No creés que merecés determinada oportunidadc? Pedirla de todas formas.
  2. ¿No te creés capaz de iniciar cierto emprendimiento? Intentálo de todas formas
  3. ¿No creés que tu artículo es lo suficientemente bueno? Publicálo de todas formas.

Nunca debemos hundirnos a nosotros mismos en el autorrechazo.

Tiempo y Silencio

  1. La verdad es que la mayoría de los problemas no se solucionan con más pensamientos, se solucionan con menos.
  2. Vas a encontrar gran parte de las respuestas que estás buscando en silencio, con tiempo y, con una mente clara y en calma.
  3. Si no podés solucionar un problema, dejar de intentarlo.

Una pregunra importante:

Cuando comencemos a criticarnos a nosotros mismos por errores del pasado, o a imaginarnos el peor de los escenarios para cada situación, tenemos que hacernos la siguiente pregunta:

“¿Hay algo que pueda hacer ahora mismo para cambiar el pasado o para influenciar positivamente en el futuro?

Si la respuesta es SI, hacerlo, tomar acción.

Si la respuesta es NO, quedarnos en paz y dejarlo ir.

Hay que tomar acción o dejarlo ir porque todo el resto es hacernos daño a nosotros mismos.

La Aceptación es Paz

  1. Ninguna cantidad de ansiedad va a a mejorar nuestro futuro, ninguna cantidad de arrepentimiento va a cambiar nuestro pasado.
  2. La Paz la encontramos en la Aceptacion: aceptar lo imperfecto, la incertidumbre, lo incontrolable.
  3. No tenemos que entender, tolerar u olvidarnos de algo, pero si querés paz, debemos aceptarlo.

La Salud empieza en la Mente

  1. Podés ir al gimnasio, comer sano, hacer yoga, tomar agua y vitaminas, pero si no enfrentás directamente la negatividad de tus pensamientos, nunca estrás verdaderamente “saludable”.
  2. Nuestra salud no se mide por el tamaño de nuestros musculos o por el ancho de nuestras cinturas.
  3. La verdadera salud se mide por la calidad de nuestros pensamientos y la tranquilidad de nuestra mente. La salud empieza en la mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.