Cuando en  la vida las cosas se tornan complicadas, difíciles de transitar o de sobrelllevar, contamos con 15 formas de estar en calma y seguir adelante pero ya con una actitud más proactiva, segura y tranquila.

  1. Camina: caminar ayuda a aclarar la mente y te ofrece una diferente perspectiva.
  2. Date un capricho: tomáte un día libre para pasarlo haciendo exactamente lo que querés.
  3. Se generoso/a: regalále algo a un completo desconocido/a. Los actos de bondad nos hacen sentir cálidos por dentro.
  4. Tomá un café a solas: sentarse en un bar, en una calle concurrida y empaparse del entorno. No tenés que hablarle a nadie a tu alrededor.
  5. Educáte: investigá de qué se trata lo que estás experimentando. Armáte con el conocimiento y los recursos necesarios para entender y gestionar los problemas que tenés en frente.
  6. Preparáte: escribí una lista de tareas del día la noche anterior. Esto evitará que te sientas abrumado/a y te brindará un orden mental.
  7. Fortalezas: escribí una lista de 20 fortalezas que poseés (buen comunicador, persona tolerante, sociable, amable…etc)
  8. Seguí adelante: seguí dando pequeños pasos, pase lo que pase. Quedarse en el mismo lugar no sirve de nada. ¿Estás buscando cambiar de carrera o iniciar un negocio? ¿Qué pasos podés tomar todos los días para hacer que ese sueño se vuelva realidad? Acción consciente y progresión gradual.
  9. Volvé a un viejo pasatiempo: si no tenés uno, creálo (lectura, pintura, yoga, jardinería, meditación…)
  10. Establecé prioridades: decidí qué es lo más importante en ese momento dado. Descartar cualquier tipo de obligación que no se alinee con tu propósito.
  11. Dormí: descansá lo suficiente, entre 7 y 9 horas cada noche.
  12. Llorá: liberá todas esas emociones. Es una excelente manera de luego poder sentirnos mejor.
  13. Revisá tu diálogo interno: ¿Qué te estás contando a vos mismo? Evitar a toda costa la narrativa interna negativa.
  14. Meditá: 10 minutos de meditación al día te ayudarán a poner tu foco en el presente y a experimentar una profunda calma y bienestar.
  15. Recuordá el valor que tenés para ofrecer: a menudo somos tan buenos en algo que sin darnos cuenta, lo damos por sentado. No reconocemos que es algo que otras personas no pueden hacer fácilmente. Reconoce ese valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.